Sirva esta crónica como homenaje a Carlos Zorrilla, la persona que me enseñó a conocer y respetar la montaña.

PRIMERA ETAPA: La salida comienza en el Pueyo de Jaca con Carlos “Bilbao” con quien había quedado para cenar y planificar la salida del día siguiente.

Los que me conocéis del esquí de travesía sabéis que tengo una fijación especial con el Garmo Negro (3051m) por ser mi cuarto tres mil y el primero en el que disfruté del esquí de travesía.

A las 8:00h nos levantamos y estaba todo nevado, pero la meteorología informaba que a lo largo de la mañana mejoraría y sin más dilación fuimos al balneario de Panticosa, y  adivinar a que pico teníamos fijada la ruta, como no al Garmo Negro.

Preparamos el equipo y comenzamos a subir con los esquís a la espalda, por un pinar hasta la Mallata Baja donde pudimos poner los esquís y a foquear. Nos confundimos de ruta y subimos al collado Feniás, donde quitamos pieles y esquiamos por nieve polvo hasta recuperar la senda del camino bueno, ponemos pieles y a la cima del Garmo Negro. La bajada fue una esquiada increíble con nieve polvo hasta que la nieve transformo y se puso en nieve costra, pero fue casi al final.

Al día siguiente, la meteorología informaba que por la tarde iba  a entrar un frente y nevaría en cota 1200m. Decidimos ir al Foratata, llegamos al embalse de la Sarra y con los esquís a la espalda comenzamos la ruta hasta pasar un pinar donde pusimos los esquís y a foquear hasta una loma cerca de la cumbre. Buena esquiada hasta el pinar, donde cargamos los esquís y al coche. A las cinco, cambiados fuimos a tomar unas cervezas a Panticosa (sí a tomar unas cervezas, parece increíble pero nos dio tiempo y pertenezco al club Aemtransmiera).

El sábado no pudimos hacer nada por el mal tiempo. El domingo con el monte bastante cargado y riesgo de aludes 5/5 fuimos a la zona francesa en Portalet e hicimos una ruta corta pero con la subida al Pico Canal Roya, bajamos hasta la mitad de la ruta donde pusimos pieles e hicimos otra subidita de 600+ y su posterior bajada, disfrutando mucho de la nieve polvo.

Aquí acaba mi etapa con Carlos, nos despedimos en Formigal y yo a hacer noche a Pueyo.

Al día  siguiente tuve que llevar los esquís a arreglar a Sallent de Gallego, estuve sin ellos hasta el miércoles al mediodía, que me los entregaron y aproveche para hacer de nuevo el Foratata y probar el arreglo.

Segunda etapa: el miércoles por la noche quedé con Carlos y Carmen en Pueyo de Jaca y destacar la generosidad de la familia Zorrilla Laguardia, que después de saludarnos me invitaron a cenar en el restaurante El Embalse ( gran comida y mejor compañía).

El jueves fuimos al pico Dientes de Batanes, salimos desde el Balneario de Panticosa y con los esquís a la espalda hasta la cuesta del Fraile, cerca del refugio de Bachimaña. Desde el refugio y por medio del embalse de Bachimaña foqueamos por la ruta más corta pero más dura hasta la cima. El descenso muy disfrutón pero corto. Llegamos al refugio, donde coincidimos con Oscar el guarda del mismo, que conocían a Carlos y Carmen de una salida de barrancos y nos invitó a unas cervezas (así que cada vez me guste más el esquí de travesía).

Una vez en los coches y cambiados, nos fuimos a pernoctar a Pueyo de Jaca.

Al día siguiente daban muy malo a partir de las 15:00h, entraba un frente que iba a dejar precipitaciones y nevadas a partir de 1200m. Éste día salimos Carlos y yo a hacer el pico Verde.

Partimos desde el parking de la estación de esquí de Panticosa y con los esquís a la chepa, fuimos por un PR hasta unos bancales donde pusimos pieles y a foquear hasta la cima. Una vez en la cima decidimos bajar hacia el Ibón de Sabocos para retomar por las pistas de esquí hasta los vehículos. Cuando estábamos en la zona alta de las pista y quitamos pieles para comenzar una esquiada de 1200m de desnivel negativo, llamamos a Carmen para que nos hiciera unas patatas, con pimientos, chuletillas y chuletón que habían comprado en una carnicería de Panticosa la familia Zorrilla Laguardia (otra vez que me invitaron). Terminados de comer, y cambiados nos fuimos a Jaca para hacer una ruta por Astún y visitar a Carmen que estaba con el master en la fase de esquí de travesía. Esta vez me tocaba invitar a mí y fuimos a la Tasca de Ana donde tienes unos vino y unos pinchos excelentes.

Tercera etapa: por la noche se juntaron los hermanos Sevilla para hacer la ruta por Astún.

El sábado partimos a la estación de Astún e hicimos la circular de Astún-Cabañas de Arnousse. Fueron cinco horas y media de ruta con escasa visibilidad en las bajadas y que pudimos realizar por la voz que salía del móvil de Miguel Sevilla que le avisaba si nos salíamos de la ruta. Terminada la esquiada nos cambiamos y nos despedimos de Carlos y Carmen que volvían a Santoña.

El domingo con los hermanos, fuimos  al Tablato, al haber estado nevando durante todo el sábado abrir huella era bastante duro pero llegamos a la cumbre, con los esquís a la espalda y a bajar con nieve polvo pero muy pesada ya que había más de un metro. Llegamos al río, pusimos pieles para coger la bajada buena por el pinar donde tuvimos que hacer esquí de supervivencia hasta llegar al Balneario.

Me despedí de los hermanos y cada uno para su casa.

Yo había quedado con Jorge García-Diginx (creador del blog  La Meto que Viene) el lunes para una salida pero el arreglo en el esquí no fue lo suficientemente consistente y tuve que dar la salida por finalizada.

Me despido hasta próximas aventuras. Isidoro.

PARTICIPANTES: Isi D., Carlos B., Sevilla, Carlos Z. y Carmen L.

FOTOS DE LA ACTIVIDAD